Enfrentar el pecado ecológico, generar “cuidadonía”
Fidalgo , Newsletter / 6 Dicembre 2019

 ITALIANO– ENGLISH Enfrentar el pecado ecológico, generar “cuidadonía” [1] Un clamor, que no siempre se quiere escuchar, es que estamos viviendo un ecocidio en pleno desarrollo, que tiende a destruir todo el ecosistema, por afán de lucro e indiferencia egoistica de una humanidad vuelta sobre sí misma y sus propios intereses mezquinos. El Sínodo Amazónico así se ha expresado: «Proponemos definir el pecado ecológico como una acción u omisión contra Dios, contra el prójimo, la comunidad y el ambiente. Es un pecado contra las futuras generaciones y se manifiesta en actos y hábitos de contaminación y destrucción de la armonía del ambiente, transgresiones contra los principios de interdependencia y la ruptura de las redes de solidaridad entre las criaturas y contra la virtud de la justicia» (SA, n. 82). La referencia al Catecismo de un fundamento teológico relacional es importante: «La interdependencia de las criaturas es querida por Dios» por lo tanto «existe una solidaridad entre todas las criaturas» (CCE, n. 340; 344)[2]. ¿Se trata de un tema nuevo? Ni la expresión ni la realidad lo es[3]. La insistencia y la urgencia de darle no solo “prensa” sino peso específico en las consciencias humanas es quizás lo más nuevo. Además,…

Una primera resonancia del Sínodo Amazónico
Fidalgo / 4 Novembre 2019

  Un sínodo más, y ahora ¿qué se puede esperar? Los sínodos han movilizado la vida de la Iglesia, no hay duda, pero no siempre han dado los frutos esperados, muchas de sus propuestas e intuiciones fueron quedándose en el tiempo, olvidadas o superadas por otros temas y urgencias nuevas. Ha sido importante, en este caso como en otros, el juntarse en torno a una temática urgente y lacerante: la ecología integral, el cuidado por la naturaleza y los más pobres y abandonados. Ha sido significativo el clima y el trabajo en sintonía fraternal/sororal, la actitud sincera de escucha de clamores, de variadas visiones, del Espíritu impulsando nuevos caminos y sosteniendo procesos reales de conversión personal, social y estructural, mediante el ejercicio del discernimiento y la interpretación teologal de los signos de los tiempos. Como siempre, queda la experiencia vivida y el testimonio de un Documento, a la espera de la acogida por parte del papa Francisco y de la recepción de toda la Iglesia. Esperemos que no sea un Documento más para leer, analizar, criticar sin que se deje lugar a verdaderos ecos y transformaciones en la vida personal, eclesial y social. El Documento, con claridad expresiva y programática,…

Cuando los gritos proféticos molestan. Los jóvenes y el cambio climático
Fidalgo / 18 Ottobre 2019

Últimamente hemos presenciado declaraciones y manifestaciones en las cuales los jóvenes, con diversas formas, han reclamado que se haga algo urgente y concreto para enfrentar el problema presente y futuro del cambio climático. Reclaman a los políticos y empresas tomas de decisiones importantes, estructurales y sistémicas, que abandonen la lógica del lucro y asuman, podríamos decir, una lógica del cuidado integral de las personas y del ambiente. Se reclama un mundo que sea en verdad habitable, mediante políticas y estrategias más sostenibles y respetuosas de una ecología integral. Se organizan eventos y conferencias, a las que no siempre adhieren los más implicados en poner manos a la obra, y en general se pasa poco y muy lentamente a las acciones concretas. Hay muchos intereses en juego, y quizás sea hora que estos sean puestos de manifiesto, y claramente analizados y denunciados. Aquí la teología moral tendría que hacer sentir su voz y colaboración interdisciplinar. Muchos son los ejemplos, ofrezco dos muy recientes, el de la activista sueca Greta Thunberg y el de Bruno Rodríguez, joven argentino de 19 años estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad de Buenos Aires. Claro está, cuando las protestas molestan comienzan las críticas defensivas, acusando…

¡Juntos/as amazonicemos el mundo!
Fidalgo / 4 Ottobre 2019

  ¡Juntos/as amazonicemos el mundo! Hacia el Sínodo pan-amazónico (06-27/10/19 – link), se comienzan a escuchar voces, se ven signos de participación, regional y universal . Desde distintos ánulos y perspectivas sociales y políticas, se encienden alertas sobre el presente y futuro trágico de nuestra casa común, nuestro querido y sufrido planeta. Duele ver cómo lo vamos destruyendo, porque nos vamos destruyendo como humanidad. La insolidaridad entre los seres humanos se refleja, siendo causa y efecto, al mismo tiempo, del degrado ambiental. La primera y gran sinodalidad es con los clamores de los olvidados, descartados, marginados y empobrecidos del planeta y, al mismo tiempo, con el planeta extremamente vilipendiado. Esta sinodalidad no será posible si no se ponen en común estudios auténticos y críticos sobre el modo de afrontar socioculturalmente, política y económicamente las decisiones locales y globales. Claro está que se ha de comenzar – como dice el papa Francisco – desde los pequeños gestos, simples y cotidianos, allí donde todas las personas pueden ir haciendo opciones por un estilo de vida alternativo, que haga frente de resistencia y de diferencia, ante las seducciones y avance de las lógicas destructivas del paradigma tecnocrático, economicista, utilitarista e individualista. Volver a…

Sobre el diaconado de las mujeres
Fidalgo / 21 Giugno 2019

    Sobre el diaconado de las mujeres «Sigamos adelante a estudiar. No tengo miedo al estudio, pero hasta este momento no va» (Francisco). Es un tema sobre el cual se ha estudiado mucho, y es bueno que se siga haciendo. Que la Tradición en general no es muy unánime y los testimonios son dispersos, aunque bastante claros, también es cierto. Entre ellos, que en la Iglesia primitiva existían mujeres llamadas diaconisas, que desarrollaban ciertos servicios en la comunidad, parece muy unánime. Así como que no siempre fueron consideradas formando parte, a pleno derecho, del sacramento del Orden. Pero hay dos cuestiones previas. Ante todo, una clave que necesita ser asumida y superada, la que se desprende del paradigma clerical, que es esencialmente patriarcal y machista. Es un intento que se viene realizando de manera más decisiva desde el Vaticano II, pero con pocas marchas y muchas contramarchas. Pues todavía cuesta configurarse desde un paradigma antropológico más integral, y no solo porque lo reclamen las sensibilidades epocales, que por cierto son parte de esos signos de los tiempos que el Espíritu sigue ofreciendo a los/as seguidores/as de Jesús para proseguir su misión, sino, además y por sobre todo, por fidelidad…