Enfrentar el pecado ecológico, generar “cuidadonía”
Fidalgo / 6 Dicembre 2019

 ITALIANO– ENGLISH Enfrentar el pecado ecológico, generar “cuidadonía” [1] Un clamor, que no siempre se quiere escuchar, es que estamos viviendo un ecocidio en pleno desarrollo, que tiende a destruir todo el ecosistema, por afán de lucro e indiferencia egoistica de una humanidad vuelta sobre sí misma y sus propios intereses mezquinos. El Sínodo Amazónico así se ha expresado: «Proponemos definir el pecado ecológico como una acción u omisión contra Dios, contra el prójimo, la comunidad y el ambiente. Es un pecado contra las futuras generaciones y se manifiesta en actos y hábitos de contaminación y destrucción de la armonía del ambiente, transgresiones contra los principios de interdependencia y la ruptura de las redes de solidaridad entre las criaturas y contra la virtud de la justicia» (SA, n. 82). La referencia al Catecismo de un fundamento teológico relacional es importante: «La interdependencia de las criaturas es querida por Dios» por lo tanto «existe una solidaridad entre todas las criaturas» (CCE, n. 340; 344)[2]. ¿Se trata de un tema nuevo? Ni la expresión ni la realidad lo es[3]. La insistencia y la urgencia de darle no solo “prensa” sino peso específico en las consciencias humanas es quizás lo más nuevo. Además,…

Una primera resonancia del Sínodo Amazónico
Fidalgo / 4 Novembre 2019

  Un sínodo más, y ahora ¿qué se puede esperar? Los sínodos han movilizado la vida de la Iglesia, no hay duda, pero no siempre han dado los frutos esperados, muchas de sus propuestas e intuiciones fueron quedándose en el tiempo, olvidadas o superadas por otros temas y urgencias nuevas. Ha sido importante, en este caso como en otros, el juntarse en torno a una temática urgente y lacerante: la ecología integral, el cuidado por la naturaleza y los más pobres y abandonados. Ha sido significativo el clima y el trabajo en sintonía fraternal/sororal, la actitud sincera de escucha de clamores, de variadas visiones, del Espíritu impulsando nuevos caminos y sosteniendo procesos reales de conversión personal, social y estructural, mediante el ejercicio del discernimiento y la interpretación teologal de los signos de los tiempos. Como siempre, queda la experiencia vivida y el testimonio de un Documento, a la espera de la acogida por parte del papa Francisco y de la recepción de toda la Iglesia. Esperemos que no sea un Documento más para leer, analizar, criticar sin que se deje lugar a verdaderos ecos y transformaciones en la vida personal, eclesial y social. El Documento, con claridad expresiva y programática,…