El camino de la humildad
De Mingo / 23 Dicembre 2022

La humildad es una de las virtudes cristianas más fundamentales. La falta de humildad no solo bloquea la maduración espiritual del individuo, es generadora de conflictos en la comunidad. Llegar a ser humilde debiera ser el deseo de todo creyente, pero se trata de una aspiración difícil de llevar a cabo. Entre otras cosas, porque, a diferencia de otras virtudes como la fortaleza o la templanza, en la virtud de la humildad no se puede avanzar a base de disciplina y fuerza de voluntad. En la carta a los Filipenses, san Pablo nos muestra un camino. Filipos era una colonia romana en tierra griega. Era propio de la cultura romana la competición por el honor. Avanzar en el cursus honorum era una de las preocupaciones básicas del ciudadano romano y un hábito que no desaparecía sin más con el bautismo. Consciente de este problema, Pablo escribe: «No obréis por rivalidad ni por ostentación, considerando por la humildad a los demás superiores a vosotros. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás» (Flp 2,1-4). No sé si el lector habrá tenido la misma experiencia que yo de haberse encontrado con personas de gran autoridad y…